¿Qué es la Imagen Corporativa y Para Qué Sirve?

La imagen corporativa de una empresa es la representación gráfica de ésta ante el público. Es el reflejo de la identidad visual de la compañía y se encarga de comunicar sus valores, objetivos y filosofía. La imagen corporativa se crea a partir de la identidad de marca, que es el conjunto de atributos que caracterizan a una empresa (esencia, personalidad, cultura).

¿Qué es La Imagen Corporativa?

La imagen corporativa tiene como objetivo generar confianza en los consumidores y construir una imagen positiva de la empresa. Además, ayuda a establecer una relación emocional con los clientes y fidelizarlos. Por otro lado, una imagen corporativa fuerte y positiva también tiene ventajas a nivel económico, ya que genera más credibilidad ante inversores y socios comerciales.

¿Para Qué Sirve La Imagen Corporativa?

La imagen corporativa tiene muchos beneficios, pero algunos de los más importantes son:

– Genera confianza en el consumidor y construye una imagen positiva de la empresa.

– Ayuda a establecer una relación emocional con el cliente y fideliza a éste.

– Tiene ventajas a nivel económico, como una mayor credibilidad ante inversores y socios comerciales.

Diferencia entre Imagen Corporativa e Identidad Visual Corporativa

La imagen corporativa es la representación gráfica de una empresa ante el público, mientras que la identidad visual corporativa se refiere a los atributos que caracterizan a una empresa (esencia, personalidad, cultura).

¿Qué factores influyen en la Imagen Corporativa?

Algunos de los factores que influyen en la imagen corporativa son:

– La identidad de marca (que es el conjunto de atributos que caracterizan a una empresa).

– Los valores y objetivos de la compañía.

– La filosofía de la empresa.

– La imagen que transmiten otros departamentos de la empresa, como el marketing, la publicidad o el diseño.

– La imagen que proyecta el público en general.

– Los eventos y acciones de marketing que realiza la empresa.

– Los productos y servicios que ofrece.

– La competencia.

– La situación económica.

– El contexto social y cultural.

– La tecnología.